HISTORIA

Vilyper nace un 31 de Agosto de 1978, en la ciudad de Santiago de Chile.

 

Sus fundadores, con conocimientos en el rubro vitivinícola y en el área técnico-metalúrgica, dieron inicio a Vilyper cuya principal motivación fue la de atender al creciente mercado vitivinícola chileno.

En sus comienzos se dedicaba a la mantención y comercialización de repuestos para la industria del alimento y forestal. Con el paso de los años, gracias a la continua capacitación de sus fundadores y a su perseverancia en la búsqueda de mejores soluciones para sus clientes, desarrollaron la fábrica de repuestos de goma, destacando por la calidad de sus productos.

 

Siguiendo con su interés de dar mejores soluciones a sus clientes Vilyper cuenta con la representación exclusiva de Inoxcaucho, empresa del País Vasco, fabricante de estatores y rotores para bombas de cavidad progresiva. Se destaca por producir con altos estándares de calidad y cumplir con la normativa vigente para contacto con alimento.

 

Por último, y para completar su amplia gama de productos Vilyper ha sumado la representación de Trelleborg, marca sueca fabricante de mangueras de caucho para alimento líder en el mercado.

En la actualidad, sin perder su calidad de empresa familiar y junto a un excepcional equipo de trabajo, Vilyper atiende a las principales viñas y empresas agroalimentarias del país, manteniendo su compromiso de ofrecer productos de calidad y adaptándose al dinámico mercado agroalimentario.

MISIÓN, VISIÓN Y ÉTICA

Misión

Satisfacer las distintas necesidades de la industria agroalimentaria, fabricando, importando y comercializando productos de calidad y servicio personalizado.

Visión

Nuestra compañía se proyecta como la empresa de venta de productos para la industria agroalimentaria más completa y confiable del mercado, siendo un referente para la industria.

Ética

“Aunque pueda parecer paradójico, las sociedades realmente ricas son aquellas que no lo han pretendido directamente, sino que han dado primacía a valores más altos; que sintieron pasión por la verdad, la belleza y la bondad. Dicho de otro modo, un país puede llegar a ser rico cuando en su seno abundan personas que no desprecian el dinero, pero que no consideran “ganar plata” como el fin último de sus vidas, que consideran mucho más importante ser personas. Por eso, aunque los empresarios sean importantes para un país, todavía lo son más las familias, el suelo fecundo donde se desarrolla la verdadera ética de una nación. La ética en la empresa sólo tiene sentido para el que la ha practicado desde pequeño en el seno de su familia.”

Miguel Alfonso Martínez-Echevarría, Profesor de la Universidad de Navarra, Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, en Tribuna Diario el Mercurio, Sábado 31 de Octubre de 2009.